EL PACIENTE CON DOLOR

Con esta sección queremos ayudarle a comprender el dolor, qué lo produce y decirle que existen diferentes opciones para su tratamiento.

Todos sufrimos dolor en algunas ocasiones de la vida, pero hay muchas personas que sufren dolor durante largos periodos de tiempo con poco o ningún alivio. Aunque en la última década ha habido muchos avances en el campo de la medicina y el dolor, todavía no existe una ‘cura’ para todos los tipos de dolor. A pesar de ello, si se dispone de diferentes tratamientos que pueden ofrecer alivio parcial o completo, y que sólo pueden ofrecerle los profesionales de la salud que poseen conocimientos específicos para el tratamiento del dolor.

El dolor es una experiencia individual compleja que incluye aspectos sensoriales, emocionales y sociales. Es importante comprender que un mismo dolor no será experimentado de igual forma por distintas personas. Esto se debe a que los mensajes que el dolor envía a nuestro cerebro son interpretados de forma diferente por las distintas personas, y porque nuestra experiencia individual diseña la forma en que experimentamos y expresamos nuestro dolor.

¿Por qué tengo dolor?, suele ser una de las preguntas más frecuentes entre las personas que sufren dolor, y no es fácil de responder. El dolor suele ser una advertencia de nuestro cuerpo avisándonos que algo no funciona correctamente.

El dolor puede actuar como amigo o enemigo. Él actúa como señal de alarma para indicarnos que existe una lesión en los tejidos o una enfermedad en nuestro cuerpo. En general la intensidad del dolor se condiciona con el nivel y severidad de la enfermedad, pero también tiene un componente individual pues cada persona puede percibir y sentir el dolor con intensidad diferente a menos que tenga la misma enfermedad. Si el dolor es agudo y anormalmente severo, es aconsejable buscar ayuda médica cuanto antes. Algunas personas sufren dolores recurrentes, como dolores de cabeza o menstruales, y los que habitualmente los padecen los reconocen como “no amenazantes”, aunque suelen ser muy desagradables. Cuando la alarma del dolor se dispara y no se puede identificar el motivo, piense que el dolor está haciendo su trabajo y tómelo en serio, busque ayuda médica.

Tener dolor de vez en cuando ya es bastante malo, pero vivir con dolor durante largo tiempo hace que la situación empeore. El dolor suele limitar la habilidad para trabajar, disfrutar y para cuidar de uno mismo. Muchas personas con dolor crónico quedan incapacitadas para trabajar, añadiendo así la pérdida del nivel económico al problema. Si el tiempo pasa y no se mejora, las personas tienden a hacerse introvertidas y deprimirse, lo cual sólo aumenta la soledad y el aislamiento social. Conforme el dolor aumenta, muchas personas suelen abandonar su lucha, admitiendo que la enfermedad les ha ganado y consiguiendo entonces que ésta se convierta en un problema que involucra tanto al que sufre como a los que le rodean.

En el caso de que el dolor no mejore o persista a pesar de la medicación para el tratamiento del dolor, debería pedir consejo a su médico de atención primaria, quien puede hacer una evaluación y recetarle otro tratamiento que le remitirá al especialista que considere más idóneo.

Existe una amplia variedad de tratamientos disponibles para aliviar el dolor, aunque no todos los tratamientos funcionan por igual con cada persona debido a que el dolor es una experiencia individual. Es muy difícil descubrir la causa o causas exactas del dolor, incluso cuando existe un diagnóstico específico, cada paciente puede reaccionar de forma diferente al tratamiento. Su médico puede probar varios tratamientos; algunos tratamientos no funcionan desde el comienzo, sino que necesitan un breve periodo de tiempo para conseguir el efecto deseado y poder evaluar el potencial de alivio.

Intente conservar el consejo que su médico le ofrece, especialmente lo relacionado con la administración de su tratamiento.


Referencias:

1. Sociedad Española de Dolor. Pacientes. Consejos y Recomendaciones. Disponible en: http://portal.sedolor.es/pagina/index.php?id=108 Consultado: Octubre 13, 2016.

2. The British Pain Society. Understanding and managing pain: information for patients. Disponible en: https://www.britishpainsociety.org/static/uploads/resources/files/book_understanding_pain.pdf Consultado: Octubre 13, 2016.

Loading...